La misericordia de Dios es asombrosa. El libro de Proverbios comienza exhortando a los hijos de Dios a estar atentos al consejo sabio y a apartarse de los ingenuos, de los insensatos y de los que corren a hacer el mal. A este grupo, Dios les da vara de la buena (lee el capítulo y lo verás).

Lo que más me llama la atención es la llamada del Señor en este primer capítulo. Dice el versículo 23:

«¡Volveos a mi reprensión!, pues ciertamente yo derramaré mi espíritu sobre vosotros y os haré saber mis palabras.»

«¡Volveos a mi reprensión!», dice. No nos suele gustar la reprensión, pero si somos honestos con nosotros mismos, tendremos que reconocer que a menudo la necesitamos en una o varias áreas de nuestra vida… y qué bien nos va cuando hacemos caso a las directrices del Señor.

El Señor es increíblemente bueno con nosotros. Ninguno de nosotros merece que Él dedique su tiempo a corregirnos. Menos aún merecemos que Él derrame su Espíritu sobre nosotros, ¡y lo hace si nos volvemos a Él y a sus consejos!

Su Espíritu nos da entendimiento, astucia, enfoque… Su Espíritu nos eleva sobre la falta de entendimiento de los insensatos, los ingenuos y los malvados. Los caminos de estos terminan en el mal, su prosperidad no sacia sus almas y además acaba echándose a perder.

¿Quieres vencer a tu entorno y ser alguien fructífero? Mantén un corazón humilde ante el Señor, medita en los consejos que él nos da por medio de su Palabra y presta atención a su reprensión. El Señor dice: «El que me escuche vivirá confiadamente, estará tranquilo, sin temor del mal.» Proverbios 1:33.

Te animo a leer el capítulo entero y dedicar unos minutos a meditar en su mensaje mientras hablas con el Señor.

Feliz día. ¡A vencer!


Pastor Manel Tomás

1 thought on “Su reprensión y su Espíritu: nuestra ganancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *